El contenido de este sitio es sólo para información, y no pretende sustituir el consejo de su propio médico u otro profesional de la medicina
2015 Dr. Jesús Castillo Lahuarta & Zaramicro S.L. Todos los derechos reservados. 

Cataratas

La catarata es la opacificación total o parcial del cristalino.

 

La más frecuente es la de tipo senil.

 

El cristalino  es una estructura ocular con forma de lenteja y función de lente, que contribuye a que los rayos de luz procedentes del exterior del ojo y que han atravesado ya la córnea y el humor acuoso, se concentren de tal forma que lleguen enfocados a la retina.   

  • Síntomas

Operación de catarata por facoemusificación

Conforme la catarata se va formando, la persona nota que su visión de lejos se vuelve más borrosa. No distingue bien la cara de las otras personas por la calle ni las matrículas de los coches, le cuesta mucho identificar las señales de tráfico cuando conduce y nota que los  colores han  perdido viveza. Con frecuencia al salir a la calle les molesta mucho la luz del sol. Por la noche, ven los faros de los coches con halos o con rayos que salen del centro de los mismos.

  • Tratamiento de la catarata

El único tratamiento de la catarata es la cirugía.  El momento de la intervención depende del grado de desarrollo de la catarata, de la agudeza visual que alcanza y de las necesidades visuales de la persona. Por ejemplo, un piloto de avión deberá operarse una catarata sólo con que le quite un 20 % de la visión, mientras que una persona anciana con vida sedentaria puede esperar a que se le desarrolle más.  Aún así, hoy en día se considera más apropiado realizar la intervención de la catarata cuando se encuentra en un estadio medio de desarrollo, pues si se espera a que esté muy madura se corre el riesgo de que aparezcan complicaciones que en algunos casos pueden llegar a ser muy graves para la visión.

 

Con las técnicas quirúrgicas más modernas, además, es preferible que el cristalino no se haya endurecido demasiado, con lo que la intervención será probablemente más rápida y exitosa.

 

Los resultados que se obtienen con la intervención de la catarata podemos calificarlos de excelentes siempre que no exista otra patología ocular asociada que reste visión. Esto es posible gracias a los avances en las técnicas generales de la cirugía y en concreto a varios descubrimientos fundamentales para la cirugía ocular, como son el uso del microscopio quirúrgico, la implantación de las lentes intraoculares y la puesta en marcha de la cirugía de la catarata de pequeña incisión (facoemulsificación y facofragmentación). 

  • Cirugía de la catarata

En los últimos años se ha desarrollado la técnica de la facoemulsificación. Requiere una incisión pequeña, lo que acelera enormemente la recuperación postoperatoria del paciente y reduce el astigmatismo resultante, con lo cual la visión es buena a los pocos días de la intervención. Consiste en ir disolviendo poco a poco el cristalino por medio de los ultrasonidos, apareciendo una emulsión que puede aspirarse a través de un terminal muy fino. A continuación se coloca en su lugar una lente intraocular, que puede ser monofocal o multifocal, que permite que tras la intervención el paciente no precise unas gafas de muchas dioptrías y en ocasiones proporciona incluso una buena visión sin ninguna corrección óptica. Recordamos todavía los pacientes que hace no muchos años, tras ser operados de catarata, necesitaban unas gafas muy gruesas al no haberles sido implantada la lente intraocular. Una variedad de la facoemulsificación es la técnica llamada MICS o cirugía de microincisión, en la que la herida quirúrgica es todavía menor.

  • Anestesia en la cirugía de la catarata

La anestesia que se utiliza suele ser muy superficial pero suficiente: en la mayor parte de las intevenciones solamente con gotas de colirio anestésico y en ocasiones una o dos inyecciones en zonas próximas al ojo.

  • Cirugía ambulatoria

Por todos estos avances en la actualidad la estancia hospitalaria es mínima. En muchas ocasiones tras la intervención pueden ir a su domicilio (cirugía ambulatoria de la catarata) pero siempre teniendo presente que han sido sometidos a una cirugía mayor y que por tanto deben seguir al pie de la letra las instrucciones de su oftalmólogo.